En ella encontrarán toda la información sobre las actividades desarrolladas por el ACDC de la Universidad de La Laguna (Tenerife) en relación con nuestros intereses: la divulgación científica, el análisis objetivo de las pseudociencias y la difusión del pensamiento crítico.  
Síguenos
Escépticos en el pub (Canarias)
Nuestra Universidad
Nuestra web hermana

La página web de los Cursos Universitarios Interdisciplinares de Extensión Universitaria “Ciencia y pseudociencias” de la Universidad de La Laguna
Petición

Pide que los remedios homeopáticos indiquen que su eficacia no está demostrada
El ACDC se adhiere

¡Fírmalo tú también!
No al recorte del Presupuesto en I+D
Otras Opciones
· Galería de Imágenes
· Consultas
· Encuestas
· Buscador
· Recomiéndenos
· Tu Cuenta
Usuarios Registrados
Nombre de usuario

Contraseña

Si todavía no tienes una cuenta, puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como enviar comentarios en los artículos o recibir información de nuestras actividades.
El mercado negro de los artículos científicos en China
 

Una investigación del departamento de prensa de Science revela un mercado negro en auge de las publicaciones científicas en China, donde los investigadores están dispuestos a pagar decenas de miles de yuanes para que añadan sus nombres al trabajo de otra persona. Añadir dos nombres costaría unos 26.300 dólares.

Mara Hvistendahl, editora colaboradora de Science, publica un artículo en la última edición de la revista sobre la investigación a 27 empresas chinas para comprobar si venden la autoría de los artículos científicos al mejor postor. Según la autora del texto, esta práctica “sin escrúpulos” ha ido en aumento.

“Muchos artículos de revistas científicas chinas los venden las empresas, de acuerdo con los editores. Así que los investigadores que ponen sus nombres a los documentos no son necesariamente las personas que lo escribieron”, declara a SINC Hvistendahl.



Para llevar a cabo esta investigación encubierta que duró cinco meses, el personal del departamento de prensa deScience se hizo pasar por estudiantes de posgrado y científicos que querían comprar la autoría de un artículo o pagar a la empresa por escribir un estudio para ellos.

Solo cinco de las 27 empresas contactadas declararon que se negarían a hacer una de estas prácticas.

“El científico encubierto accedía a los teléfonos que aparecen en sus webs y a las ventanas de chats que se abren en sus páginas para contactar. Este es uno de los muchos ejemplos: http://sciedit.cn/”, indica Hvistendahl.

La investigación recalca que no hay víctimas obvias de esta práctica ilegítima ya que tanto los científicos como las empresas y las editoras se benefician de ella.

“Les preguntábamos los precios y las condiciones de compra de documentos completos, ordenando estudios con nuestras especificaciones, o para conseguir que nuestros nombres se añadieran a artículos escritos por otros científicos”, explica la autora.

La gran mayoría de las empresas les ofrecieron al menos uno de estos dos servicios y, a menudo, más de uno.

“No hemos hecho la misma operación en otros países, pero me informaron durante este proceso que un editor en la India hacía lo mismo, aunque no podría confirmarlo”, apunta la experta. 

Estudios en revistas de impacto.


Un ejemplo claro de este mercadeo de la autoría científica fue un artículo publicado por el International Journal of Biochemistry & Cell en el que un total de cuatro autores fueron añadidos y dos eliminados. “Supimos de este estudio porque nuestro reportero nos envió un resumen mientras trabajaba como científico encubierto”, señala Hvistendahl.

El mensaje que recibió dicho periodista era sobre una investigación que trataba de una estrategia potencial para frenar la resistencia a fármacos en células cancerígenas, que había sido aceptada por la revista y cuya autoría estaba en venta por una empresa denominada Wanfang Huizhi.

Añadir dos nombres –como primer autor y autor de contacto– costaría unos 26.300 dólares, con un depósito por anticipado y el resto en el momento de la publicación.

Unas semanas más tarde de la conversación del reportero de Science con la empresa, el artículo apareció on line y la lista de autores se había transformado.

“Nuestro periodista no pagó por la autoría pero confirmó que el primer autor había cambiado en el texto que recibió, y se había añadido una semana después”, subrayan.

La investigación de Science se centró en las revistas que aparecen en Thomson Reuters SCI –índice de citas científico–, pero las compañías también venden artículos de la otros índices como el Índice de Ingeniería (EI) o el Índice de Citas en Ciencias Sociales (SSCI).  

Referencia bibliográfica:

“China’s Publication Bazaar”, Science 342: 1035 – 1039, 28 de noviembre de 2013

SINC | 28 noviembre 2013 20:00

Figura: El personal del departamento de prensa de Science se hizo pasar por estudiantes de postgrado y científicos que querían comprar la autoría de un artículo científico o pagar a la empresa por escribir un estudio para ellos. / Science.

Categoría: Política Científica. Política Científica.

Noticia procedente del Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC). http://www.agenciasinc.es/


Enviado el Viernes, 29 noviembre a las 10:44:22 por divulgacioncientifica (912 lecturas)
 
Opciones

 Imprimir  Imprimir                

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

"Usuarios Registrados" | Entrar/Crear Cuenta | 0 Comentarios
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrese por favor