En ella encontrarán toda la información sobre las actividades desarrolladas por el ACDC de la Universidad de La Laguna (Tenerife) en relación con nuestros intereses: la divulgación científica, el análisis objetivo de las pseudociencias y la difusión del pensamiento crítico.  
Síguenos
Escépticos en el pub (Canarias)
Nuestra Universidad
Nuestra web hermana

La página web de los Cursos Universitarios Interdisciplinares de Extensión Universitaria “Ciencia y pseudociencias” de la Universidad de La Laguna
Petición

Pide que los remedios homeopáticos indiquen que su eficacia no está demostrada
El ACDC se adhiere

¡Fírmalo tú también!
No al recorte del Presupuesto en I+D
Otras Opciones
· Galería de Imágenes
· Consultas
· Encuestas
· Buscador
· Recomiéndenos
· Tu Cuenta
Usuarios Registrados
Nombre de usuario

Contraseña

Si todavía no tienes una cuenta, puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como enviar comentarios en los artículos o recibir información de nuestras actividades.
El gran susto de Darwin: la teoría de la evolución en la Linnean Society
 

El día 1 de julio se cumplen 155 años de la publicación conjunta, ante la Linnean Society de Londres, de los informes de Charles Darwin y Alfred Russel Wallace sobre la evolución de las especies. El trabajo llevaba el siguiente título común: “De la tendencia de las especies a formar variedades, y de la perpetuación de variedades y especies por medios naturales de selección”. Poco más de un año después, en noviembre de 1859, Darwin publicaría su obra cumbre: “El origen de las especies”.

Durante su estancia de ocho años en el archipiélago malayo, entre 1854 y 1862, Wallace elaboró una teoría evolucionista independientemente de la desarrollada por Darwin, que llevaba trabajando en ella desde 1836, el año en que concluyó su viaje de cinco años en el Beagle. Wallace decidió comunicar sus hallazgos a Darwin mediante una carta que este recibió el 18 de Junio de 1858.

Ante esta inesperada situación, que comprometía gravemente la prioridad de Darwin, se publicó un resumen de su trabajo y del de Wallace en la Linnean Society el 1 de Julio de 1858.

El informe de Wallace, que llevaba por título “On the tendency of varieties to depart indefinitely from the original type” (“Sobre la tendencia de las variedades a separarse indefinidamente del tipo original”), contribuyó notablemente a que Darwin se apresurara a publicar al año siguiente “El origen de las especies”, obra en la que había trabajado, con algunas interrupciones, durante más de veinte años.

Aprovechamos la conmemoración del aniversario de la publicación de los trabajos de Wallace y Darwin para recomendar la lectura del libro “La teoría de la evolución de las especies”, una edición a cargo de Fernando Pardos donde se recogen ambos ensayos junto con otros previos de Darwin.

En la cubierta trasera del libro se puede leer lo siguiente:

Charles Darwin es universalmente recordado como el autor de la teoría de la evolución de las especies mediante selección natural. Y es justo que así sea, salvo por un detalle importante: el que deberíamos recordar también a Alfred Russel Wallace, que ignorando que Darwin llevaba años desarrollando esa teoría sin haberla publicado, llegó, a principios de 1858, a la misma idea, comunicándosela a Darwin en una carta. Al contrario que en otros casos de la historia de la ciencia, en lugar de competir por la prioridad en la propuesta, cada uno publicaría, en la misma revista, sendos artículos en los que expondrían sus ideas. Esos trabajos aparecieron en el Journal of the Linnean Society, acompañados de una carta de presentación firmada por Charles Lyell y Joseph Hooker, así como por el resumen de una carta que Darwin había escrito el 5 de septiembre de 1857 a Asa Gray, en la que mencionaba su teoría evolucionista. Fue una sabia y noble decisión, que además estimuló a Darwin a publicar el año siguiente un «resumen» de sus ideas, El origen de las especies (1859), uno de los libros más importantes jamás escritos.
Introducidos por el profesor Fernando Pardos, el presente volumen recoge los materiales publicados en el Journal of the Linnean Society, inéditos hasta ahora en castellano, junto con dos textos (no publicados en su tiempo) en los que Darwin había puesto por escrito sus ideas sobre la evolución de las especies; el primero es un esbozo que compuso en 1842, y el segundo, un ensayo más completo que preparó en 1844.

Fernando Pardos es profesor de Zoología en la Universidad Complutense de Madrid.



Índice de capítulos:

Nota preliminar, José Manuel Sánchez Ron (página 7).

Introducción de Fernando Pardos  (p. 9).
    Apuntes biográficos (p. 18).
    Darwin: el caballero naturalista (p. 19).
    Wallace: el genio viajero (p. 28).
    Una época de cambios: el siglo de Darwin y Wallace (1809-1913) (p. 47).
    El proceso creador en Darwin y Wallace (p. 64).
    El Sketch y el Essay: el origen del Origen (p. 88).
    Relación inicial de Darwin y Wallace (p. 95).
    El trabajo de Wallace de 1885 (p. 97).
    Los acontecimientos se precipitan (p. 107).
    Los días cruciales (p. 118).
    El día de la presentación (p. 130).
    Hasta el Origen (p. 132).
    ¿Y después? (p. 140).

    Bibliografía (p. 146).
    Bibliografía citada (p. 150).

LA TEORÍA DE LA EVOLUCIÓN DE LAS ESPECIES. BOSQUEJO DE 1842. CHARLES DARWIN (p. 155).

Parte I (p. 159).
I. Sobre la variación con la domesticación y sobre los principios de la selección (p. 159).
II. Sobre la variación en estado natural y sobre los medios naturales de selección (p. 162).
III. Sobre la variación de los instintos y otros atributos mentales (p. 155).

Parte II (p. 176).
IV, V. Sobre las pruebas aportadas por la Geología (p. 176).
VI. Distribución geográfica (p. 181).
VII. Afinidades y clasificación (p. 189).
VIII. Unidad [o semejanza] de tipo en las grandes clases (p. 191).
IX. Órganos abortivos (p. 198).
X. Recapitulación y conclusión (p. 200).

Conclusión (p. 203).

LA TEORÍA DE LA EVOLUCIÓN DE LAS ESPECIES. ENSAYO DE 1844. CHARLES DARWIN (p. 205).

Parte I (p. 207).
I. Sobre la variación de los seres orgánicos en estado de domesticación, y sobre los principios de la selección (p. 207).
    Sobre la tendencia hereditaria (p. 209).
    Causas de variación (p. 211).
    Sobre la selección (p. 212).
    Cruzamiento de razas (p. 216).
De si nuestras razas domésticas descienden de uno o más troncos salvajes (p. 218).
Límites a la variación en grado y clase (p. 221).
En qué consiste la domesticación (p. 223).
Resumen del primer capítulo (p. 226).
II. Sobre la variación de los seres orgánicos en estado salvaje, sobre los medios naturales de selección y sobre la comparación entre razas domésticas y especies verdaderas (p. 226).
    Medios naturales de selección (p. 232).
Diferencias entre «razas» y «especies»: primero, en su pureza o variabilidad (p. 237).
Diferencias en la fertilidad de «razas» y «especies» cuando se cruzan (p. 239).
Causas de la esterilidad de los híbridos (p. 241).
Infertilidad por causas distintas de la hibridación (p. 242).
Puntos de semejanza entre «razas» y «especies» (p. 247).
Caracteres externos de híbridos y razas mestizas (p. 248).
Resumen del segundo capítulo (p. 249).
Límites a la variación (p. 250).
III. Sobre la variación de los instintos y de otros atributos mentales en estado de domesticación y en estado natural; sobre las dificultades planteadas por esta cuestión; y sobre las dificultades análogas con respecto a las estructuras corporales (p. 252).
    Variación de los atributos mentales en estado de domesticación (p. 252).
    Los hábitos hereditarios comparados con los instintos (p. 255).
    Variación de los atributos mentales de los animales salvajes (p. 258).
    Los principios de la selección, aplicables a los instintos (p. 258).
Dificultades en la adquisición de instintos complejos por selección (p. 259).
Dificultades de la adquisición por selección de estructuras corporales complejas (p. 265).

Parte II. Sobre las pruebas favorables o contrarias a la idea de que las especies son razas producidas de modo natural que descienden de troncos comunes (p. 269).
IV. Sobre el número de formas intermedias requeridas por la teoría de la descendencia común, y sobre su ausencia en estado fósil (p. 269).
V. Aparición y desaparición gradual de especies (p. 277).
    Extinción de especies (p. 280).
VI. Sobre la distribución geográfica de los seres orgánicos en los tiempos presentes y pasados (p. 282).
    i. Distribución de los habitantes de los distintos continentes (p. 283).
Relación en el área de distribución de géneros y especies (p. 286).
        Distribución de los habitantes en el mismo continente (p. 287).
        Faunas insulares (p. 289).
        Floras alpinas (p. 292).
        Causas de la semejanza entre las floras de algunas montañas             distantes (p. 294).
Sobre si la misma especie ha sido creada en más de una ocasión (p. 296).
Sobre el número de especies, y sobre las clases a las que pertenecen en distintas regiones (p. 298).
    ii. Distribución geográfica de los organismos extintos (p. 301).
        Cambios en la distribución geográfica (p. 303).
Resumen de la distribución de los seres orgánicos vivos y extintos (p. 305).
iii. Un intento de explicar las anteriores leyes de la distribución geográfica con la teoría de la descendencia común de las especies afines (p. 308).
Improbabilidad de encontrar formas fósiles intermedias entre especies extintas (p. 317).
VII. Sobre la naturaleza de las afinidades y la clasificación de los seres orgánicos (p. 320).
    Aparición y desaparición gradual de grupos (p. 320).
    ¿Qué es el sistema natural? (p. 321).
    Sobre el tipo de relación entre grupos diferenciados (p. 323).
    Clasificación de razas o variedades (p. 324).
    La clasificación de las «razas y las especies», parecida (p. 327).
    Origen de los géneros y las familias (p. 328).
VIII. Unidad de tipo en las grandes clases y estructuras morfológicas (p. 332).
    Unidad de tipo (p. 332).
    Morfología (p. 332).
    Embriología (p. 335).
    Intento de explicar los hechos de la embriología (p. 336).
    Sobre la complejidad graduada en cada clase (p. 342).
Modificación por selección de las formas inmaduras de los animales (p. 343).
Importancia de la embriología para la clasificación (p. 344).
Orden en que aparecieron las grandes clases en el tiempo (p. 344).
IX. Órganos abortivos y rudimentarios (p. 345).
    Los órganos abortivos de los naturalistas (p. 345).
    Los órganos abortivos de los fisiólogos (p. 347).
Aborto por desuso gradual (p. 349).
X. Recapitulación y conclusión (p. 351).
    Recapitulación (p. 351).
¿Por qué querríamos rechazar la teoría de la ascendencia común (p. 359).
    Conclusión (p. 362).

DE LA TENDENCIA DE LAS ESPECIES A FORMAR VARIEDADES, Y DE LA PERPETUACIÓN DE VARIEDADES Y ESPECIES POR MEDIOS NATURALES DE SELECCIÓN. Charles Darwin y Alfred Wallace (p. 365).

Nota preliminar, Charles Lyell y Joseph Dalton Hooker (p. 367).

I. Sobre la variación de los seres orgánicos en estado natural: sobre los medios naturales de selección; sobre la comparación de las razas domésticas y las especies verdaderas. Charles Darwin (p. 371).
II. Extracto de una carta de Charles Darwin al profesor Asa Gray (p. 376).
III. Sobre la tendencia de las variedades a apartarse indefinidamente del tipo original. Alfred Russel Wallace (p. 380).

La teoría de la evolución de las especies.
Charles Darwin y Alfred Russel Wallace (edición de Fernando Pardos; traducción castellana de Joan Lluís Riera).
Editorial Crítica, S. L. (Colección Clásicos de la Ciencia y la Tecnología, dirigida por José Manuel Sánchez Ron).
Barcelona (2006), 398 páginas.
ISBN-10: 84-8432-773-6.
ISBN-13: 978-84-8432-773-8.

Categoría:
Publicaciones recomendadas.

José María Riol Cimas.
ACDC. 01Jul2013.


Enviado el Lunes, 01 julio a las 10:41:33 por divulgacioncientifica (2370 lecturas)
 
Opciones

 Imprimir  Imprimir                

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

"Usuarios Registrados" | Entrar/Crear Cuenta | 0 Comentarios
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrese por favor