En ella encontrarán toda la información sobre las actividades desarrolladas por el ACDC de la Universidad de La Laguna (Tenerife) en relación con nuestros intereses: la divulgación científica, el análisis objetivo de las pseudociencias y la difusión del pensamiento crítico.  
Síguenos
Escépticos en el pub (Canarias)
Nuestra Universidad
Nuestra web hermana

La página web de los Cursos Universitarios Interdisciplinares de Extensión Universitaria “Ciencia y pseudociencias” de la Universidad de La Laguna
Petición

Pide que los remedios homeopáticos indiquen que su eficacia no está demostrada
El ACDC se adhiere

¡Fírmalo tú también!
No al recorte del Presupuesto en I+D
Otras Opciones
· Galería de Imágenes
· Consultas
· Encuestas
· Buscador
· Recomiéndenos
· Tu Cuenta
Usuarios Registrados
Nombre de usuario

Contraseña

Si todavía no tienes una cuenta, puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como enviar comentarios en los artículos o recibir información de nuestras actividades.
Oxford, 1860: el debate sobre la evolución
 

El día 30 de junio se cumplen 153 años de uno de los debates más conocidos de la historia de la ciencia, el que se celebró en 1860 en el Museo Universitario de Historia Natural de Oxford sobre la evolución.

Allí tuvo lugar una de las más famosas disputas científicas de la historia. Charles Robert Darwin había publicado El Origen de las Especies el año anterior, dando lugar a la polémica evolucionista que conmovería a la sociedad del siglo XIX.

La British Association for the Advancement of Science (B.A.A.S.), que no era ajena al pulso de la calle, organizó en su reunión anual un debate sobre la evolución del hombre que superó todas las expectativas de asistencia de público.

Por un lado, defendiendo las tesis del ausente Darwin, el zoólogo más brillante de Inglaterra: el joven de treinta y cinco años Thomas Henry Huxley, apodado “el cancerbero de Darwin”. Por el otro, Samuel Wilberforce (conocido como “Sam el jabonoso”, por su enfermiza obsesión de querer quedar bien con casi todo el mundo), obispo de Oxford, defensor de la ortodoxia, arquetipo del obispo de la época victoriana.



No existe transcripción literal del debate, pero sí escritos de diversos asistentes al acto que permiten afirmar que, en un momento del debate, el obispo cometió el fatal error de preguntar a Huxley si descendía del mono por línea paterna o materna, a lo que éste contestó: "Si la cuestión es si prefiero tener por abuelo a un triste mono o a un hombre magníficamente dotado por la naturaleza y de gran influencia, que emplea esas facultades y esa influencia para el simple propósito de introducir el ridículo en una seria discusión científica…sin duda afirmo mi preferencia por el mono".

El resultado del debate, que significó un espaldarazo popular muy importante para la teoría de la evolución, no sólo por esta frase tan recordada, sino también por la claridad y contundencia de los argumentos a favor, se conoció de inmediato en toda Inglaterra y luego en el resto del mundo.

Es evidente que, de haber tenido lugar este debate en una institución cerrada, como lo era entonces la Royal Society, jamás hubiéramos tenido conocimiento exacto de su resultado. La gran utilidad, desde el punto de vista divulgativo, de las conferencias de la B.A.A.S. estribaba, precisamente, en su carácter público y en la proyección que tenían en los periódicos de la época, particularmente sensibles a la información científica. La B.A.A.S. y Huxley, probablemente, hicieron más por la divulgación de la teoría de la evolución con ese debate que todas las académicas, sesudas y elitistas críticas favorables a la obra de Darwin aparecidas hasta ese momento.

La B.A.A.S.


La situación de la Ciencia británica hacia 1830 indicaba que, de nuevo, resultaba necesario crear algo nuevo. En esta ocasión la idea partió de un grupo de jóvenes científicos británicos encabezados por un miembro de la Royal Society: Charles Babbage. El inventor de la calculadora mecánica y padre de las computadoras actuales había sido elegido miembro de la Royal Society (Fellow Royal Society –FRS-) en 1816, contando sólo 24 años. Catorce años después, en su libro Reflexiones sobre el Declinar de la Ciencia en Inglaterra denunciaba "al gobierno británico y a la Royal Society, su agente científico, por su incapacidad de reacción ante las nuevas necesidades". La reacción de la institución sólo empezaría a notarse cuarenta años más tarde, a partir de 1870, cuando "para ser elegido, el futuro miembro de la Royal Society debía tener una significativa y activa investigación, y haber hecho contribuciones positivas a la Ciencia".

Entretanto, en 1831 lograban fundar la British Association for the Advancement of Science (B.A.A.S.), como alternativa a la entonces aristocrática y soporífera Royal Society. Los fundadores, conscientes de su responsabilidad social, abrieron sus puertas tanto a científicos profesionales como a aficionados a la Ciencia, pues su propósito era unir Ciencia y sociedad. La B.A.A.S. surgía con dos objetivos principales: popularizar la Ciencia y promover la financiación de la investigación científica en beneficio del país. El éxito de la asociación fue inmediato gracias, sobre todo, a las reuniones que celebraban cada año, durante una semana, en una ciudad distinta del Reino Unido. Allí los expertos pronunciaban conferencias que eran seguidas por una gran cantidad de público, significando un acontecimiento social ampliamente cubierto por la prensa. Además, en tales conferencias jamás se eludía el debate, con lo que se conseguía una gran vivacidad de la que se contagiaba el público. Gracias sobre todo a estas conferencias itinerantes, la B.A.A.S. superó con creces la fama de la Royal Society, alcanzando su mayor prestigio a finales del siglo XIX.

Figura:
El Museo Universitario de Historia Natural de Oxford

Categoría:
Ciencias Naturales. Ciencias de la Vida.

José María Riol Cimas.
28Jun2013.


Enviado el Viernes, 28 junio a las 10:20:57 por divulgacioncientifica (2842 lecturas)
 
Opciones

 Imprimir  Imprimir                

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

"Usuarios Registrados" | Entrar/Crear Cuenta | 0 Comentarios
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrese por favor