En ella encontrarán toda la información sobre las actividades desarrolladas por el ACDC de la Universidad de La Laguna (Tenerife) en relación con nuestros intereses: la divulgación científica, el análisis objetivo de las pseudociencias y la difusión del pensamiento crítico.  
Síguenos
Escépticos en el pub (Canarias)
Nuestra Universidad
Nuestra web hermana

La página web de los Cursos Universitarios Interdisciplinares de Extensión Universitaria “Ciencia y pseudociencias” de la Universidad de La Laguna
Petición

Pide que los remedios homeopáticos indiquen que su eficacia no está demostrada
El ACDC se adhiere

¡Fírmalo tú también!
No al recorte del Presupuesto en I+D
Otras Opciones
· Galería de Imágenes
· Consultas
· Encuestas
· Buscador
· Recomiéndenos
· Tu Cuenta
Usuarios Registrados
Nombre de usuario

Contraseña

Si todavía no tienes una cuenta, puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como enviar comentarios en los artículos o recibir información de nuestras actividades.
Luz, Visión y Colores en Descartes (entre Aristóteles y Newton). Fundación Canaria Orotava de Historia de la Ciencia.
 
Cuarto encuentro del Seminario de "La Luz". En él se presentarán y estudiarán interdisciplinarmente las propuestas y explicaciones que a lo largo de la Historia se han dado sobre este fenómeno físico, en esta ocasión centrados en Descartes y su tiempo.

Aquel aventajado alumno de los jesuitas que fue René Descartes (1596-1650), sentía angustia, en una primera etapa, ante la extensa pluralidad de opiniones que había entonces sobre hechos y fenómenos. "No hay cosa, por extraña que sea, que no haya sido dicha por algún filósofo". Claro está que Descartes llamaba filósofos a magos y zahoríes, a brujos y alquimistas, a nigromantes, ocultistas, cabalistas, videntes, encantadores, adivinos, hechiceros, pronosticadores y agoreros que tanto abundaban en aquel tiempo.

Y entonces Descartes mandó a parar: "Toda mi física no será más que geometría. Toda mi física no será más que mecánica". Para ello tendrá que separar y distinguir escrupulosamente entre materia y espíritu, entre cuerpo y alma. La materia deberá estar despojada de todas aquellas potencias misteriosas que no puedan ser representadas clara y distintamente y quedará reducida a extensión homogénea, continua e ilimitada, en la cual no se producen más que cambios geométricos de posición y figura.


Contra las fantasmagorías de la escolástica aristotélica degenerada que había poblado el Mundo de principios y de formas, de fuerzas semimateriales y semiespirituales, la Reforma Cartesiana, pone como condición previa de cualquier verdad científica, la eliminación de toda cualidad oculta, de toda idea que no sea clara y distinta.

Cuando en 1633 la Iglesia Romana condena a Galileo (1564-1642) por sus opiniones cosmológicas, Descartes decide posponer la publicación de su -también heliocéntrico- tratado cosmológico: El Mundo. Se publicaría póstumente con el sobretítulo Tratado de la Luz. Y es que para Descartes, el tema de la luz va a ser el sujeto primordial de la Física, muy acorde ello con el primerísimo papel que la Luz había tenido, según el relato bíblico, en la creación divina.

En la fisica cartesiana y mecanicista, los fenómenos relacionados con la luz debían ser asociados a modelos mecánicos. ¿Cómo podían entonces, bajo esos supuestos, ser explicadas las propiedades ya conocidas de la luz: la propagación rectilínea, la reflexión, la refracción y la génesis de los colores?  La poderosa imaginación de Descartes se despliega en el tema de la luz y de los fenómenos relacionados con ella, y escribe sus resultados en la Dióptrica y en los Meteoros, en El Mundo y en los Principios de la Filosofía.

Y "se non é vero, é ben trovato". Huygens (1629-1695), aunque permaneciendo cartesiano en general, señalará en su Traité de la lumière (1690), las limitaciones del pensamiento cartesiano, los defectos de su mecanicismo y de sus ideas sobre la luz. Pero será Isaac Newton (1642-1723), el gigante de la ciencia moderna, quien en su Opticks, atacará duramente los excesos literarios-imaginativos del pensador francés y expondrá con su método experimental  la fundamental teoría prismática de los colores, su principal contribución a la óptica por ser la primera explicación satisfactoria del fenómeno del color.

José L. Montesinos Sirera


SESIÓN IV: 10-IX-12
Luz, Visión y Colores en Descartes (entre Aristóteles y Newton).

10 septiembre de 2012, a las 18:00 en la sede de la Fundación Canaria Orotava de Historia de la Ciencia.

Cl. Calvario 17. 3800 La Orotava. Santa Cruz de Tenerife.

www.fundacionorotava.org
Tel: +34 922 32 28 62
Fax:+34 922 33 44 75

Enviado el Lunes, 03 septiembre a las 13:49:10 por divulgacioncientifica (2181 lecturas)
 
Opciones

 Imprimir  Imprimir                

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

"Usuarios Registrados" | Entrar/Crear Cuenta | 0 Comentarios
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrese por favor