En ella encontrarán toda la información sobre las actividades desarrolladas por el ACDC de la Universidad de La Laguna (Tenerife) en relación con nuestros intereses: la divulgación científica, el análisis objetivo de las pseudociencias y la difusión del pensamiento crítico.  
Síguenos
Escépticos en el pub (Canarias)
Nuestra Universidad
Nuestra web hermana

La página web de los Cursos Universitarios Interdisciplinares de Extensión Universitaria “Ciencia y pseudociencias” de la Universidad de La Laguna
Petición

Pide que los remedios homeopáticos indiquen que su eficacia no está demostrada
El ACDC se adhiere

¡Fírmalo tú también!
No al recorte del Presupuesto en I+D
Otras Opciones
· Galería de Imágenes
· Consultas
· Encuestas
· Buscador
· Recomiéndenos
· Tu Cuenta
Usuarios Registrados
Nombre de usuario

Contraseña

Si todavía no tienes una cuenta, puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como enviar comentarios en los artículos o recibir información de nuestras actividades.
Desconfíe de los alternativos
 

El 20 de julio de 2015 se publicó en el periódico “La Provincia”, de Las Palmas de Gran Canaria, el artículo titulado “Desconfíe de los alternativos”, escrito por Ricardo Campo Pérez, Doctor en Filosofía y miembro del Aula Cultural de Divulgación Científica. Por su gran interés lo reproducimos más abajo. Se puede descargar el artículo en su formato original en ESTE ENLACE.

Desconfíe de los alternativos.

Ahora que unos cuantos ignorantes han conseguido reintroducir la difteria en España gracias a la loca y estúpida manía de no vacunar a los niños bajo prescripción médica, el libro del periodista científico Luis Alfonso Gámez El peligro de creer (Léeme Libros, Madrid, 2015) es más pertinente que nunca. En él, entre otros disparates contemporáneos, pasa revista a los antivacunas, a esa broma surrealista que es la homeopatía y a otras muchas extravagancias cuya única incidencia hasta hace unos años era constar en los libros de historia de la medicina y que un buen número de empresarios y emprendedores de la charlatanería han desempolvado para adular a los expectantes, no consolar a los abatidos y hurgarles en sus heridas con las manos apestando a euros, como un Semmelveis que en lugar de llevar de una vagina a otra las bacterias de las fiebres puerperales transmitiera el virus del lucro de la mente de un médico “alternativo” a otro.



Gámez lleva tiempo divulgando el pensamiento crítico, que es la bombilla que se enciende en nuestra mente cuando un cuentista te dice que tiene un remedio maravilloso que sólo él conoce para una enfermedad concreta o las que se le ocurran; que con una terapia oriental milenaria inventada a principios de siglo XX en Estados Unidos se te equilibran las “energías”, te sentirás uno con el cosmos y tus bloqueos mentales desaparecerán por arte de magia y apertura mental, latiguillo que usan los que creen en chorradas impulsadas por aficionados a lo paranormal y lo alternativo, charca reseca de la Nueva Era, un movimiento de descubridores de la pólvora con fuerte espíritu empresarial solo apto para sensibilidades decadentes.

Otros temas que trata Luis Alfonso Gámez son el espiritismo contemporáneo, invento de unas niñas, las hermanas Fox, a mediados de siglo XIX en Nueva York que acabó convirtiéndose en una religión tecnocientífica y que es interesante independientemente de que jamás se halla obtenido prueba alguna de la existencia de un más allá ni de comunicación alguna al respecto. Anne Germain y semejantes son tan fraudulentas como los miles de imitadores de las Fox que surgieron desde que cobraron fama (y dinero, por supuesto, como todos, por “hablar con los muertos”). Además, Gámez nos cuenta la historia de los enfrentamientos entre esos supuestos dotados y los magos que eran –y son- capaces de descubrir los trucos mundanos que emplean los primeros, como el español Joaquín María Argamasilla, descubierto cuando trató de impresionar a los críticos norteamericanos. Más interesante es la relación entre Arthur Conan Doyle (el autor de las aventuras de Sherlock Holmes) y Harry Houdini, o la de James Randi con ese otro mago llamado Uri Geller, cuya capacidad se reduce a la casi innata facilidad para engañar a otras personas con su labia y carisma.

El absurdo de estas creencias paranormales y de las falsas medicinas alternativas (más bien trucos pseudoterapéuticos que se aprovechan de la capacidad de autocuración del cuerpo humano, puesto que no merecen ser denominadas terapias reales ni medicinas) habla por sí mismo. Así que si quiere conocer qué hay de cierto en la ouija, en los caballos matemáticos (una moda con truco de principios de siglo XX), en la astrología, en el influjo de la luna llena, en la quiropráctica, en el toque terapéutico y en la influencia de las ondas electromagnéticas en la salud humana (ya saben, las que emite el Sol y con las que escuchamos la radio), entre otros asuntos chocantes, debe hacerse con el El peligro de creer, cuyo autor realizó un considerable esfuerzo de documentación accediendo a fuentes primarias, se lee muy bien, es muy informativo y se apoya en literatura científica contrastada, no en las calenturas neuronales de la legión de charlatanes que parasita la opinión pública.

Categoría: Publicaciones Recomendadas.

RCP.
ACDC. 30 de septiembre de 2015.
 


Enviado el Miércoles, 30 septiembre a las 09:47:29 por divulgacioncientifica (3099 lecturas)
 
Opciones

 Imprimir  Imprimir                

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

"Usuarios Registrados" | Entrar/Crear Cuenta | 0 Comentarios
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrese por favor