En ella encontrarán toda la información sobre las actividades desarrolladas por el ACDC de la Universidad de La Laguna (Tenerife) en relación con nuestros intereses: la divulgación científica, el análisis objetivo de las pseudociencias y la difusión del pensamiento crítico.  
Síguenos
Escépticos en el pub (Canarias)
Nuestra Universidad
Nuestra web hermana

La página web de los Cursos Universitarios Interdisciplinares de Extensión Universitaria “Ciencia y pseudociencias” de la Universidad de La Laguna
Petición

Pide que los remedios homeopáticos indiquen que su eficacia no está demostrada
El ACDC se adhiere

¡Fírmalo tú también!
No al recorte del Presupuesto en I+D
Otras Opciones
· Galería de Imágenes
· Consultas
· Encuestas
· Buscador
· Recomiéndenos
· Tu Cuenta
Usuarios Registrados
Nombre de usuario

Contraseña

Si todavía no tienes una cuenta, puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como enviar comentarios en los artículos o recibir información de nuestras actividades.
«La ciencia está llamada a convertirse en esencial para la sociedad»
 
Según la doctora Barros, «toda actividad científica debe revertir no solo en mejoras científicas o tecnológicas, sino también debe entrar en contacto con la sociedad».


La doctora María Amor Barros del Río, responsable de Relaciones Institucionales y Comunicación del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (Cenieh), participó en el VI Ciclo de Conferencias de Divulgación Científica-Cenieh, en la Casa del Cordón de Burgos, con una ponencia sobre «La comunicación de la ciencia: una vía de ida y vuelta». Barros considera que la Ciencia «está llamada a dejar de ser una categoría cerrada o de minorías, como tradicionalmente ha ocurrido, para convertirse en un elemento esencial de la sociedad».

Este cambio de escenario supone «convivir con la investigación, ser actores y espectadores de los procesos científicos, participar en la construcción del saber universal, está al alcance de todos: los diversos colectivos científico, educativo, político y, sobre todo, ciudadano, interactúan para hacer de la aventura del saber, una ciencia al alcance de todos». Según esta antropóloga burgalesa, «ante nosotros se abre todo un universo de posibilidades, unas ya exploradas y otras por estrenar…».


María Amor Barros explica que el proceso de comunicación de la ciencia «debe abordarse desde una perspectiva global». Esto implica el «repaso» a los agentes que forman parte de este proceso comunicativo: el centro de investigación, los medios que éste dispone, los medios de comunicación social, la sociedad en su conjunto y las políticas científicas. «Hay una serie de elementos de lo que se extrae que la divulgación de la ciencia abarca muchos ámbitos y cuestiones de los que no somos conscientes del todo», resume la especialista.

Según la responsable de relaciones instituciones del Cenieh, «las políticas centrales y regionales son claves». A este respecto, Barros recuerda que el proyecto de ley de la Ciencia que actualmente tramita el Parlamento «explicita la relación entra la ciencia, la tecnología, la innovación y la sociedad y reconoce las actividades de divulgación científica como cosubstanciales para la carrera investigadora». Esto significa, según la autora, que «toda actividad científica debe revertir no solo en mejoras científicas o tecnológicas, sino también debe entrar en contacto con la sociedad para que esta adquiera adquiera más conocimiento o se promueva un mayor número de vocaciones científicas».

Papel de los centros de investigación

Barros atribuye a los centros de investigación un papel de disponibilidad hacia la comunicación y divulgación científica. «Deben estar dispuestos a llevar a cabo la intención política superior de divulgación, como, por ejemplo, en la valoración curricular de estas actividades o en la dedicación de esfuerzos económicos y de espacios propios para que la sociedad entre en contacto con los centros de investigación». En definitiva, según resume la especialista, «hacer más permeables sus fronteras».

En el caso de los medios de comunicación convencionales, la autora reconoce que «es sano encontrar secciones de Ciencia o Divulgación de la Ciencia» en sus ediciones. Sin embargo, en España sucede «algo que se puede convertir en anecdótico pero que tiene una relevancia obvia de la situación en el país: que no existen esas secciones». Por ello, María Amor Barros reclama una mayor presencia de la Ciencia en los medios de comunicación de masas.

Barros recuerda que un reciente trabajo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt) refleja que estado de percepción social de la Ciencia ha variado en España en los últimos tiempos. Este trabajo, según María Amor Barros, «demuestra un interés creciente por las cuestiones científicas». A este interés hay que sumar que se ha incrementado un 25% el número de personas que cree que la Ciencia contribuye a acercar los países en vías de desarrollo a los desarrollados y un aumento del 10% entre quienes creen que el progreso científico contribuye a un mayor desarrollo económico. «La sociedad considera a la Ciencia como un instrumento de desarrollo tecnológico y social», concluye, «pero en España la tradición de la divulgación científica es corta, en comparación a otros países como Estados Unidos, que está a la cabeza en esta materia». En Estados Unidos se concibe, según explica, la Ciencia como algo «de todos, quizás por la importancia en su desarrollo de diversos sectores económicos».

Fuente: SINC

Enviado el Viernes, 11 febrero a las 17:09:56 por divulgacioncientifica (1645 lecturas)
 
Opciones

 Imprimir  Imprimir                

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

"Usuarios Registrados" | Entrar/Crear Cuenta | 0 Comentarios
Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrese por favor